SPT_3940 (1).jpg

Por mi lado materno, está mi querida abuela Julia, inmigrante española que llegó a Chile sin recursos y que con su emprendimiento le dio un buen pasar a sus hijas. El Copihue Rojo de calle Varas, donde pasé toda mi infancia, fue el lugar donde se hacían los suéters, calzones y calzoncillos de lana para muchos puertomontinos, y su negocio sigue vigente hasta el día de hoy. 

En mis recuerdos de infancia, siempre está mi mamá trabajando, por eso la admiro tanto, por luchar por su independencia económica y por mantener la reputación de su negocio por tantos años, transformándolo en un ícono de Puerto Montt, como lo es la zapatería El Sol. Por eso no es raro que me haya enamorado de una mujer que se pareciera a ella, mi adorada Domi, con quien he formado una hermosa familia. Siempre he sentido admiración por la capacidad que tienen las mujeres para desenvolverse entre la maternidad y la esfera profesional, realmente son el pilar fundamental de la familia. 

Las mujeres emprendedoras cumplen un rol fundamental en nuestra sociedad y se llevan una gran carga y por eso quiero brindarles un especial apoyo para promover sus proyectos, con asesorías técnicas y puntos de venta atractivos. Es un desafío que tengo delante y que quiero cumplir para honrar a mis abuelas, a mi mamá y Domi, que son mujeres empoderadas y emprendedoras, como lo son las mujeres del sur.  

 

Mis veranos en el campo junto a mi abuela Susana, me enseñaron a amar y respetar la naturaleza. Uno de mis grandes anhelos es que Puerto Montt recupere su entorno natural, porque todo desarrollo económico debe ser perseguido con pleno respeto al medio ambiente. 

 

Es por todo ésto que el desafío de ser alcalde de Puerto Montt, más allá de un desafío profesional, es un desafío personal, porque quiero mejorar su calidad de vida de nuestra gente, para que podamos vivir en una ciudad que sea mejor para todos. una ciudad maravillosa en donde la naturaleza converse con el desarrollo. Pero por sobre todo, mi mayor anhelo es que las futuras generaciones se sientan orgullosas de ser puertomontinas.